Nos miran desde arriba.
Esperan, pacientes. Y
en el momento exacto, en que
dejamos atrás los despojos del día a día,
se abalanzan sobre las mesas
y arrasan con nuestra mierda.

De eso, se alimentan.

Y sin embargo, nos miran con suficiencia.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *