Otro de esos paseos de domingo por la mañana. Este fue especialmente largo, desde el palacio de festivales hasta el barrio pesquero. Alguna de estas fotos está entre mis favoritas.

Pasear y mirar es algo necesario. Mirar, mucho. Quizá estar escuchando historia, o música, los ruidos en la ciudad son especialmente horribles, y deseable mitigarlos. Sin embargo, esta llena de detalles. Seres humanos somos, nos fijamos en cosas humanas.

Debería profundizar más en el alma humana. Pero es algo que no siempre se me muestra cercano. Sé que la culpa es mía, cuesta acercarse, hablar, crear un posible conflicto. Sin embargo, debo ir por ahí si quiero crecer.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *