A veces no me reconozco,
ni os veo siquiera a vosotros.

En la fugacidad de mi vida,
todo pasará, demasiado rápido.

Aprovechad a vivir, y hacer cosas,
mientras pueda disfrutaros.

Después, me dará igual.

Y aún quiero que me importe.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *