Hace buen día.

Cojo mis aparejos, preparo mi barca,
la empujo por la rampa y suelto las amarras.

Enciendo el motor.
Me dejo mecer,
y me adentro entre las olas.

Nada hay, pero me siento acompañado.
Una gaviota, en el cielo,
un faro, a lo lejos.
Mi mirada, entre las nubes,
mi mente, ya no sufre.

Saco mi caña, con suerte
mi cesto lleno al día siguiente.
Envidia en el bar,
caras incrédulas al ver mi cosecha,
de peces y piezas.

Pasan las horas,
crecen las olas,
el mar amenaza,
y yo levo anclas.

Me vuelvo hacia el puerto.

Giro el timón,
veo a la orilla.
Me mira una cámara.

Y tras ella,
una sombra,
de triste mirada.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *