Al fin y al cabo, los gritos más aterradores son aquellos que se forman con el silencio de un público ausente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *