Cuando las ramas no permiten ver el bosque, hay que preguntarse.

Así que me pregunto. ¿Es por los árboles? ¿Es por el lugar exacto desde el que miro? ¿Son mis ojos? ¿Es mi mente?

No importa. Detrás de los árboles, sólo hay más árboles.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *