Un día estuve en un bar catorce horas.

Quizá no sea algo de lo que sacar pecho, ciertamente. Pero hoy que me quedo en casa he recordado.

Por cierto, nunca me acordaré de como se llamaban estos tipos que tocaban.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *