Porque nos bebemos sin venir mucho a cuento.

El señor Haller Chinsaki o como se llame ahora, Ana Karenina, y servidor, que nunca sale, puesto que alguien ha de coger la cámara.

Sin más, irreverencias varias.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *