Las mañanas, soleadas y frías, son la perfección hecha día.

Así, incita a ver todas las cosas bonitas.

Rectas en la naturaleza, por ejemplo.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *