Hoy no toca un monstruo, sino una bella señora. Grandísimo cambio. Noble, imponente, preciosa, diferente, expresiva. Sabe estar, sabe posar, parece una reina, es una reina.

No quería que lo pusiese, pero yo no puedo evitarlo. La modelo es Ana Karenina. La “engañaron”. Y se hizo grandes fotos, entre otras, las de Mario Setién.

Yo no hice tan buen trabajo, pero no era demasiado difícil que saliendo ella quedasen bien.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *