Al igual que en la anterior, el mérito de estas fotos vuelve a ser muy relativo, dado que no hice más que acercarme y hacer las fotos. Este montaje le organizaron sobre todo entre Pablo Hojas y Cembranos. Y yo me pasé por allí y saqué alguna, que era lo que tocaba. Y este es un poco el resultado.

La verdad es que cuanto más miro las fotos que hago, más siento lo que debo de aprender aún para llegar a una calidad medio decente de mi trabajo. Supongo, que al fin y al cabo, importa poco, cuando solo es para mí. Pero siempre querré ir un poco a más.

Aquí las fotos.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *