Una semana o dos después, subí a la peña del Moro.

Qué ganas de andar.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *