Mientras atardecía, corría a ver el atardecer.

Está repetido, porque el atardecer es como éste, pero ningún atardecer es igual. Como ninguna mirada se repite.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *