En un día que comimos arroz con bogavante, también, dimos un paseo para bajar la comida.

Ana Karenina, Haller Chinaski y servidor.

Aunque yo solo salgo en una de refilón.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *