Mirando al tejado, del otro lado, algo pasaba.

Pero siempre son más los espectadores que los protagonistas.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *