La Magdalena no es el Sardinero, pero casi.

Circunstancias y sobre todo mi señora hacen que me dirija por esos lares. Seguro que no le importará salir en alguna. ¿Verdad, Ana Karenina?

Con esto empiezo una pequeña serie. Que no cerraré como otras veces, por si acaso.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *