Aprovechando un regalo, en Santiago paramos. Este fue el hotel, el parador.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *