Cuando te encuentras con una pared pulida, no puedes evitar hacer cosas de estas. Pontevedra tenía una, tenía sol, y yo tenía ganas de darle color a alguna cosa.

Con este casi, o sin casi, despido Pontevedra. Es una ciudad con un encanto muy grande, mucho más grande que su propio tamaño.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *