Ana Karenina, desayunando. Con la luz de media mañana, y un colacao.

Por cierto, las estoy mirando. Y son dos formas diferentes de editar y visualizar una misma situación. Los colores son más fieles en la derecha, en la izquierda corregí blancos y le di un tono menos agresivo. Sin embargo, me parece interesante como yo mismo cada vez que me encuentro con una foto, la mir0 o la interpreto de diferentes maneras, ambas válidas.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *