Porque si veo una sombra, irremediablemente, me siento atraída por ella. Ana Karenina, protagonista.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *