Queda aún, el resto de la ciudad.

Y a falta de patearnos las afueras, nos pateamos la costa.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *