Furia desatada, sin límites, que en días apacibles se rebela tras la máscara de tranquilidad de mi cara.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *