A veces, somos unas sombras, unos seres que no reconocen ni se reconocen entre sí.  Vamos por la vida sin mirarnos, y sin saber los unos de los otros. Espectros, de carne y hueso.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *