En un día de paseo, mientras trabajaba, hice cosas que no eran exactamente del trabajo, y decidí quedármelas. Porque al fin y al cabo eran mías.

O me las agencié.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *