Amarrado sin piedad ni pena
al suelo de yerba verde y roca.

Aullando al mar, quien le contesta,
con un bramido de sus olas.

Un transeúnte a quien le pesan,
los pies dentro de sus botas.

¡Que el sol queme tus cadenas
y libre ladres y corras!

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *