De paseo por San Sebastián, encontramos un lugar en alto.

Poco a poco, poco a poco. Raudos iban, de un lado a otro. Con sus cosas extrañas de gente normal. No haciendo nada. Nada hacemos en general.

 

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *