Bueno, como ya dije ayer, me fui a dar un paseo mientras Ana Karenina dormitaba y maquinaba como conquistar el mundo. Probando el Helios. Esta es la primera de dos, pero dejo abierta la serie por si sigo dándole por la zona.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *