Y bueno, seguí andando. Y así, eché la tarde por la segunda capital del mundo. Más.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *