Aunque se me hayan roto las semanas, y ya no las seguiré tal cual, por imposibilidad o cualquier otra contingencia, seguiré con la serie hasta completarla, las cincuenta y dos fotos.

He aquí la undécima, izquierda. Ojo abierto, ojo cerrado. La izquierda le guiña.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *