Pues era un domingo y Titto Brahe se examinaba en alguna cosa de estas de dar volteretas que hace él.

Resultó ser bello de ver. Y se daban buenos costalazos. Ahora es Nidan, o algo así. Y yo hice alguna foto, que seguro no le importa que salga aquí.

No sé muy bien en qué se basa, pero mi intuición me dice que es básicamente en el respeto, por el adversario, por la vida y por uno mismo. Incluidas tradiciones. En cualquier caso, es una buena actividad, aunque ellos dirán filosofía de vida.

 

2 Responses to Aikido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *