Pero míralo ahí, quieto, en tus manos.

Basado en una foto de Ana Karenina

Y en dos versiones, carboncillo, y rápida, en sanguina, a lo loco.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *