Blanco y negro, al natural, el pobre monigote, oculta su fealdad ante la dama de cabellos de tela.

Estas primeras, no van con mucho orden. Ya habrá unas nuevas, según vaya funcionando.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *