Mirando arriba.

Mirando al tejado, del otro lado, algo pasaba.

Pero siempre son más los espectadores que los protagonistas.