Menú

Gianfranco Guredi

Versión 5.0

Cementerio de recuerdos en la ruina

Avanzando entre las tumbas de mis recuerdos,
me fijo en las mariposas púrpuras que las rondan,
los cuervos negros posados en las ramas de un ciprés,
las telarañas de un lugar, al cual se va, pero nadie vuelve
y nadie las toca.

Estoy alegre. Veo enterrada mi vida, y estoy alegre.
No espero a la muerte, y miro atrás
sólo para entrever entre tanto epitafio
que las tumbas, no dejan de crecer.

Y es que siguen acumulándose las lápidas.
Bendita revelación.
Mientras crezca el cementerio, estoy alegre.

 
“Así son los epitafios,
de mi vida perra y larga.”

 

Galicia 2015 – Últimos retratos.

Aquí, las dos últimas fotos de este viaje, de Ana Karenina. Ambas me gustan, mucho, aunque son muy diferentes.

Galicia 2015 – Rojo, entre luces.

De rojo, entre luces.

Acabando ya la serie, casi no queda nada.

Galicia 2015 – Más retratos.

Porque si veo una sombra, irremediablemente, me siento atraída por ella. Ana Karenina, protagonista.

Galicia 2015 – Santiago – Hotel

Aprovechando un regalo, en Santiago paramos. Este fue el hotel, el parador.

Galicia 2015 – Paisajes

Combarro y Cambados y la costa en general. Tras esto, alcanzo los dos tercios de las fotos de la serie. Igual un poco más.

Galicia 2015 – Retrato.

Ana Karenina.

La mitad, exactamente la mitad.

Galicia 2015 – Animales en Combarro

Al salir de Pontevedra, nos fuimos por ahí, hacia Santiago. Pero dimos un rodeo.

Galicia 2015 – Pontevedra – Retrato

Una misma persona, con la mirada aviesa, en dos sitios a la vez, de dos formas diferentes.

Galicia 2015 – Reflejos – Pontevedra

Cuando te encuentras con una pared pulida, no puedes evitar hacer cosas de estas. Pontevedra tenía una, tenía sol, y yo tenía ganas de darle color a alguna cosa.

Con este casi, o sin casi, despido Pontevedra. Es una ciudad con un encanto muy grande, mucho más grande que su propio tamaño.

Galicia 2015 – Pontevedra – Fumando.

Aunque sin cigarrillo ni humo. Pero tampoco quería que me pillase, y sí, captar esas luces raras que no recuerdo como conseguí.

Pero a la paz del sol del mediodía, acercándose el invierno.

Galicia 2015 – Pontevedra – Se venden niños.

Transgénicos, envasados y al natural, por un futuro sin humanidad gratis. 

Galicia 2015 – Pontevedra – Retratos

Aunque debiera estar a otras cosas, a esto estoy. Aunque aquí la ciudad no sea protagonista, sino Ana Karenina.

Galicia 2015 – Pontevedra – Por las calles

Las ciudades se definen por sus calles, y adquieren su personalidad en cada uno de los detalles que las componen.

Las líneas, las rectas, los suelos, pavimentos, coches, personas, casas, fachadas…

Pontevedra, en gran parte, ha resultado ser así, como en estas 13 fotos.

Galicia 2015 – Pontevedra – Plaza

Una plaza cualquiera, un hombre que se va, Karenina que espanta palomas.

Galicia 2015 – Pontevedra – Aparcamiento.

Paseando miré adentro y vi una luz. Esperé, a que los elementos se colocasen, y saqué esto.

Galicia 2015 – Pontevedra – Desayuno

Ana Karenina, desayunando. Con la luz de media mañana, y un colacao.

Por cierto, las estoy mirando. Y son dos formas diferentes de editar y visualizar una misma situación. Los colores son más fieles en la derecha, en la izquierda corregí blancos y le di un tono menos agresivo. Sin embargo, me parece interesante como yo mismo cada vez que me encuentro con una foto, la mir0 o la interpreto de diferentes maneras, ambas válidas.

Galicia 2015 – Pontevedra – Entre lusco e fusco

Así, nombramos al bar que recomiendo muy mucho de Pontevedra.

Con esto acabo el año. De momento, aviso a navegantes. Sólo voy un tercio.

Galicia 2015 – Costa da morte.

De La Coruña, fuimos bajando por la costa, hasta nuestro siguiente destino. Paramos, como es natural. Finisterre, y Ézaro. Entre otros muchos sitios. Pero yo no fotografié el fin del mundo, ni la cascada que cae al mar. Sino que vengo con gente, un paisaje tradicional, y uno de videojuego del jurásico.

Galicia 2015 – La Coruña – Cuarto

Queda aún, el resto de la ciudad.

Y a falta de patearnos las afueras, nos pateamos la costa.