Uso facebook, y tuiter. Trato de no subir ni una imagen a estos sitios, desde hace muchos años, pero si que subo enlaces, con la finalidad de que le llegue a la gente o a compartir lo que veo. Desde un punto de vista más práctico que otra cosa.

Me he encontrado en tuiter este artículo, de Hossein Derakhshan, en el que reflexiona sobre los cambios de los últimos años en internet, y en la pérdida de la libertad intrínseca del medio hacia los callejones cerrados que representa, por ejemplo, facebook. Lo ve desde un punto de vista objetivo, puesto que fue encarcelado en Irán durante seis años por su blog, y ha sido ahora al salir, cuando se ha encontrado con el cambio de paradigma en internet.

Resalto esto que resalta él, citándole.

En muchas aplicaciones, los votos que emitimos — los «Me gusta», los «+1 », las estrellas, los corazones — están más relacionados con los avatares bonitos y con el estatus de famoso que con la esencia de lo publicado. Un párrafo brillante de una persona de aspecto común, se puede quedar fuera de la Corriente, mientras que las divagaciones estúpidas de cualquier famoso obtienen repercusión instantánea en Internet.

Aquí el enlace al artículo (en español), el cual por cierto, suscribo en gran parte (aunque no toda).

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *