Déjame decir lo que pienso, cuando es bonito lo que pienso, aunque sea un momento fugaz. 

Las palabras son un juego, al que me gusta jugar. 

Y dejarme ganar. 

Tagged with:
 

Desde Langreo, y en un día tan largo, que casi fue dos, lanzaron al viento, por la Mujer, lámparas de fuego.

Tagged with:
 

En lontananza, desde arriba, se perfila el skyline de los picos de europa, de brañavieja al mar.

En medio, entre la sierra de Cuera, y las primeras estribaciones de esos picos europeos, nace la silueta de la Pica, de Peñamellera.

Y exactamente, cada equinocio, subiendo al Dobra, al pico,el sol cae, tras el peñasco, escondiéndose del día, que ya le tiene cansado, para acercarse, o alejarse, del mar, en su camino semestral.

Tres días más tarde, el sol, ya desviado, se coló en el manto de nubes, e iluminó su sitio preferido.

Luz naranja sobre fondo azul.

Tagged with:
 

Siguiendo la estela del Retrato de Bibaoesta vez, en un paseo más corto, y acompañado por don José, visitamos Oviedo.

Haciendo tiempo y refrigerio para un estival adyacente, cogí la cámara, y el objetivo estándar. Don José quejose y riose de mis andares fotoriles, pero le dí a beber sidra, y todo bien.

Satisfecho en gran medida, con margen de mejora. Como la otra vez, de todo hay. Así que habría que buscar, entre todas, la interesante. Aunque su función es ser otra cosa, una fotografía completa, todas ellas sumadas. No descarto, ampliarlo, cuando los avatares de la vida me lleven por esos lares, en nuevas oportunidades.

Tagged with:
 

Beber, y dejarme llevar.
Cuando yo quiero no querer,
y no quiero pensar,
y no quiero ser,
pero sí desaparecer,
sin desvacenerme,
sólo mi ser
que habla sin sentido,
y sin saber que hacer.

Porque a veces, todo es,
simplemente, nada ser.

Y levantarme, otra vez,
como si siempre,
hubiera sido,
sin parar,
sin detenerme,
sin, ni un instante,
haber no sido,
yo.

Aunque no lo fui.

 

Porque no lo fui,
aunque quise serlo.

Tagged with:
 

A veces no me reconozco,
ni os veo siquiera a vosotros.

En la fugacidad de mi vida,
todo pasará, demasiado rápido.

Aprovechad a vivir, y hacer cosas,
mientras pueda disfrutaros.

Después, me dará igual.

Y aún quiero que me importe.

 

Digamos que todo el mundo ha fotografiado esta torre.

El otro día conversando, si mi memoria no me falla, aunque es bastante probable que lo haga, salió el tema de dónde está el verdadero mérito. El clásico debate de la cámara o el fotógrafo.

Me gusta hacer fotos. Las hago muchas veces por hacer, por pasar el rato. Evidentemente me gustaría dedicarme a ello a tiempo completo, pero bueno, eso el tiempo dirá.

Sin embargo, a veces me encuentro ante una determinada estampa, que quizá como este ejemplo no sea gran cosa (no deja de ser un ejemplo), y me planteo qué le puedo sacar a esa imagen. Cómo la puedo interpretar, de qué forma. Qué quiero que exprese.

Así que uso la cámara, como una herramienta. Y el lightroom y el pc. Cuanto mejor sea, más opciones me dará. Así que mejor. Pero lo que hago con ella, la interpretación que le doy, eso parte de mi mismo. Y me lo planteo de la misma manera que si fuera a pintar un cuadro. Con el añadido, de que el tema es real.

Pero bueno, se puede falsear, hacer que parezca lo contrario.

Tres interpretaciones de lo mismo, aquí. Ejemplos. Y de motivo, esta torre de la iglesia, tan fotografiada, de tantas maneras diferentes, por tantos fotógrafos.

Tagged with:
 

Ando algo más, la panadería,
periódico, una botella, comida.
Privilegios, dicen, el perder el tiempo
en andar en la nada.
Una sonrisa, la panadera,
unos céntimos, en la puerta,
a la señora, que siempre saluda,
y me da los buenos días,
aunque llueva.

Aunque sean grises.
O negros.

Me voy a ese parque.
Es día nublado,
no habrá turistas.
No habrá niños.
No habrá perros.

Periódico.
Trump, para presidente.
Sánchez, a los leones.
Ganó el Racing.
Crucigrama.
Siete letras.
Estado natural de las cosas.
Soledad.

Tagged with:
 

No todo son paisajes, no todo es gente.

Animales no muy sabios, salvo Trinca. Pero ella es casi tan grande como ellos.

Tagged with:
 

Hace no demasiado tiempo, las nubes decidieron bajar a la tierra.

Yo trabajaba bastante, pero un día, no quise hacerlo.

Un día que respiré.

Vi barquitos.

Tagged with:
 

Hay momentos que me enseñaron, que la belleza aparece, y está presente, siempre, en la vida, allá donde mires. 

Sólo por vivir. 

 

Con el peso de un mundo propio
aplastando sus hombros contra el suelo,
con la prisa infame,
de estos días, irremediable,
anda el hombre hacia su casa
en un día soleado.

Cuanta más luz hay, más sombras aparecen.
y resalta a quienes entre ellas se mueven,
esquivando los focos,
huyendo del frío de los lugares,
que mira nadie.

 

El camino es largo.
Mira a la gente al pasar,
de soslayo,
no lo vayan a captar,
en sus sectas maniqueas,
de blancos y negros sin grises.

No, el no quiere eso,
y ve lo absurdo.
Lo absurdo es esto.

Escaparates, de una sociedad, que ha visto tanto, que ha hecho tanto, que ya no se sabe reinventar.
Y antes de eso, implosiona,
en su propia decadencia,
haciendo de lo absurdo, de la diferencia,
la más común de las normas.

La medida de las cosas,
tras un cristal, tan sólo,
para vender el humo,
del endiosiamiento de lo fútil,
de la moda.

 

Se cansa de todo,
y se larga.
No quiere pensar,
en madrugar mañana,
en trabajar,
ni en levantar España.

No quiere nada.
Sólo vivir, y dejarse llevar,
por el descontrol, de la multitud, alienada.
Acólitos de drogas, música y luz,
adoración a los nuevos dioses,
en la plena noche.

Mira, un Dios.

Tagged with:
 

Estaba estancado.

Necesitaba hacer algo, algo que no hubiese hecho. Algo diferente. Así que cogí el coche, me fui a Bilbao, y me propuse retratar la ciudad. La ciudad, son las gentes. Y eso he hecho, más de cien personas, unas cien fotos.

Hay de todo, fotos muy buenas, fotos malas, editadas como me ha salido, sin orden ni coherencia. He sacado fotos a mendigos, a niños, a adultos, a músicos, a señoras, a todo, rompiendo mis propias reglas. Así, lo presento. Así, me gusta.

 

Si alguien se reconoce, y le ofende, o le encanta, que se ponga en contacto, y la borro, o le mando una copia en grande. Para mí, son todos anónimos, y así pretendo mostrarlos.

Tagged with:
 

Avanzando entre las tumbas de mis recuerdos,
me fijo en las mariposas púrpuras que las rondan,
los cuervos negros posados en las ramas de un ciprés,
las telarañas de un lugar, al cual se va, pero nadie vuelve
y nadie las toca.

Estoy alegre. Veo enterrada mi vida, y estoy alegre.
No espero a la muerte, y miro atrás
sólo para entrever entre tanto epitafio
que las tumbas, no dejan de crecer.

Y es que siguen acumulándose las lápidas.
Bendita revelación.
Mientras crezca el cementerio, estoy alegre.

 
“Así son los epitafios,
de mi vida perra y larga.”

 

Tagged with:
 

Las olas, levantan su mano, para saludar.

 

Tagged with:
 

O más bien, quiero hacer recordar, que en los tiempos de sol y mar, no hace mucho, llovía.

Tagged with:
 

Andando cabizbajos, repensando, a oscuras entre enormes muros y pilares, los cristianos, subyugados de tanta magnificiencia, elevan la mirada, y ven la cara de su cristo crucificado. Sólo su cara, con luz. Sufre, en paz.

Tagged with:
 

Hace tiempo que no reflexiono en voz alta en el blog, ni toco un tema en profundidad. Quizá se deba a que ya se habla de todo en internet y en los medios. Me siento incapaz de aportar nada nuevo. Cualquier tema que intento tratar, en cuanto me pongo a buscar información, me doy cuenta de que otras personas ya lo han tratado en profundidad, y de forma mucho más completa de lo que lo pueda hacer yo. Por tanto, mis palabras se vuelven poco útiles.

Pasa en cierto modo también en las conversaciones. Hace sesenta años, un directivo de cerveza Guiness publicó un primer libro para evitar discusiones en bares sobre datos, puros y duros. Ahora está la wikipedia, y el resto de internet, para ello. El hecho de discutir datos y argumentos, ahora ya prácticamente no tiene sentido, desde el momento en que se saca el móvil del bolsillo. Y esas discusiones tenían un encanto especial. Eran apasionadas, y absurdas. Ahora, los datos ya no cuentan, sobran. Ahora, ya sólo existen opiniones sobre temas que no son cuantificables. ¿Qué sentido tiene discutir sobre si tenía en la IIGM más submarinos USA o Alemania, cuando se puede ver un ranking con escribirlo en google?

Supongo que esta es la era de la información. Y cada vez somos más. Así que nuestras voces se pierden en el ruido de fondo, mientras la opinión de una pequeña élite llega a todos. Y nos vamos quedando sin voces. Cuantos más somos, nuestro porcentaje en la historia disminuye, y la memoria también.

Bueno, reflexiono en voz alta. Mientras pienso sobre qué escribir, de forma densa, y aportar algo nuevo. Quizá, en investigación… sin embargo, ahí también hay un problema, la especialización. Porque de lo general, ya se ha hablado todo.

Aunque tantos se equivoquen.

Edito: Recordando, hace muchos años fui a Valencia, a la cosa esa arquitectónica que hizo calatrava, como homenaje a su ego. En la parte de ciencias, me encontré con esta frase, que en cierto modo resume muy bien mi frustración respecto a la inevitable especialización de estos días.

“Si hay algo verdaderamente cierto es que lo ignoro todo o casi todo. Y me da rabia, porque hubo un tiempo en el que una mente despierta podría haber adquirido todo el saber de la época. Pero ahora ya no es posible. Ya no hay más que pequeños sabios que lo saben todo sobre casi nada. Y yo soy uno de ellos.”

Al parecer, es de un tal Jean Dausset.

Tagged with:
 

Escribo agazapado, como un francotirador,
gritándote al oído, a cientos de kilómetros,
que el cielo se abre y la tierra tiembla,
cuando un clamor en mi cerebro,
recuerda tu voz, arrullando, meciendo
mi mente, al compás que marcan
tus caderas, asesinas de razón.

Ritmo constante, grácil, fuerte,
cadencia del corazón calmado,
que al acercarse acelera su pulso,
destroza las cuerdas que amarran al muelle,
mi sensatez, hundiéndose al fondo,
de tu mar de locura y
mi deseo remoto.

No soy nada, en tu pelo enredado,
un animal recién liberado,
que loco, queda a tu lado,
Mientras besa tus ojos de azul desatado,
color del abismo que al hundirme he llegado.

Pero me da igual.
Jugando tu cuerpo esa noche en verano,
disparo mi rifle,
te grito al oído,
que te quiero a mi lado.

Tagged with:
 

Me acuerdo de pasear de día por un parque, y ver a lo lejos unos viejos discutiendo.

Uno sentado, otro de pie.

Tras un contenedor.

Hoy es viernes trece, día a priori complicado.

Como discutir en un parque, gritando.

Tagged with: